Concluyeron trabajos a fin de reasegurar ingreso de las aguas del rio Pilcomayo a territorio formoseño

El gran despliegue de personal y maquinarias dispuesto por Vialidad Provincial a fin de ejecutar los trabajos que permitan el ingreso de las aguas del rio Pilcomayo a territorio formoseño, ha permitido concluir en tiempo y forma -antes de la crecida anual- con el plan de obras.

Estos trabajos se ejecutaron en la zona critica del cauce, el cual a partir del año 2.010, durante el período de aguas bajas, vio interrumpido el ingreso de las aguas a territorio argentino debido a la colmatación parcial del cauce del río Pilcomayo propiamente dicho entre la embocadura del canal paraguayo y el inicio del Canal Farías. Dicha situación se repitió en el mismo período de aguas bajas del año 2.011.

En ambos casos se ejecutaron obras de limpieza de sedimentos en el fondo del cauce del río y del canal Farías, mediante las cuales se logró el ingreso de un caudal mínimo para aguas bajas.

Para este año se definió la necesidad de intervenir nuevamente en el fondo del cauce del curso, pero además, en forma complementaria, teniendo en cuenta la configuración planimétrica de la embocadura del canal paraguayo y el ingreso del río Pilcomayo a territorio argentino, ejecutar una derivación hacia nuestra provincia, de tal manera que permita captar las aguas en el presente período de estiaje, mejorando las condiciones del ingreso a territorio argentino.

Cabe destacar que esta obra conto con el consenso de las autoridades de la Comisión Binacional del Río Pilcomayo conformada por autoridades de las Cancillerías de Argentina y Paraguay.

La nueva obra de canalización para el ingreso de las aguas del río Pilcomayo se denomina “Canal Las Torres”, en referencia a dos torres metálicas ubicadas en las proximidades del nuevo canal, las cuales fueron construidas por el entonces Instituto Geográfico Militar en la década del 40 del siglo pasado, en el marco de la elaboración de las cartas topográficas de la República Argentina.

El Canal Las Torres constituye una conducción de agua de sección trapecial, de 8 metros de ancho de fondo y aproximadamente 20 metros de ancho de boca, con una profundidad variable entre 6 y 7 metros, de acuerdo a la pendiente longitudinal de proyecto establecida en 30 centimetros por kilómetro. La longitud total del canal es de unos 2,05 km, desde la barranca sur del río Pilcomayo, unos 1500 metros aguas arriba de la embocadura del canal Paraguayo, hasta la barranca oeste del río, unos 2500 metros aguas debajo de la embocadura del mencionado canal.

Los trabajos de ejecución del “Canal Las Torres” comenzaron en julio, y finalizaron los últimos días de agosto. Se trabajó en dos etapas constructivas: la primera etapa consistente en la excavación de los primeros 5 metros de profundidad con excavadoras convencionales, trabajos realizados por empresas contratistas de Formosa; y la segunda etapa ejecutada mediante la excavadora anfibia adquirida recientemente por el gobierno provincial, la cual consistió en la excavación de los 2 metros finales de la sección trapecial.

Finalmente, se procedió con la excavadora anfibia a la excavación en el lecho del río Pilcomayo en la zona de embocadura del nuevo canal, con una longitud de 150 metros y ancho variable, con una orientación planialtimétrica que favorezca el ingreso de las aguas al nuevo canal.

Cabe destacar que tanto los estudios topográficos preliminares, la formulación del proyecto ejecutivo, la ejecución de los trabajos con la excavadora anfibia de la provincia y la supervisión de los trabajos de las empresas contratistas, fueron realizados por personal de la DPV, que cuenta además con un campamento en la zona de trabajo, garantizando de esta manera la presencia permanente de personal técnico y logística en una zona muy sensible desde el punto de vista estratégico en lo que hace al manejo de los recursos hídricos de la provincia.

Días pasados y a fin de monitorear estos trabajos finales, estuvieron en la zona el jefe del Departamento Conservación, ingeniero Aldo Rodríguez y el supervisor de obra Cristhian Peters .

Limpieza de sedimentos

En cuanto a los trabajos de limpieza de sedimentos del cauce del río Pilcomayo – Canal Farías – Campo del Hacha – Tucumancito, los mismos resultan fundamental para garantizar que las aguas captadas por el Canal Las Torres fluyan en condiciones de velocidad adecuada para consolidar una línea de escurrimiento en el sistema de correderas fluviales que se desarrolla a lo largo de unos 180 kilómetros en territorio formoseño, en los departamentos Ramón Lista y Bermejo.

La obra consistió en las remociones del sedimento depositado en el lecho de los cauces mencionados, mediantes excavadoras anfibias, generando una sección hidráulica aproximadamente rectangular de 10 metros de ancho por una profundidad variable entre 0,50 y 2,50 metros según la pendiente longitudinal de proyecto, de unos 30 centímetros por kilómetro.

La limpieza de sedimentos se realizó en una longitud total de 23,50 kilómetros, llegándose hacia aguas abajo hasta la altura de la localidad de Tres Palmas, en el denominado Canal Nuevo Tucumancito el cual fuera construido a través de la Dirección Provincial de Vialidad en el año 2005.

Durante mediados del mes de agosto del presente año se concluyeron los trabajos de construcción del Canal Las Torres y la limpieza de sedimentos en el cauce, con lo cual se restableció el ingreso de las aguas hacia territorio argentino, situación que se mantuvo durante todo el período de aguas bajas, esperando para los meses de enero, febrero y marzo de 2013 el período de aguas altas del ciclo.

Nuevas correderas fluviales

A partir del mes de octubre y hasta los primeros días de diciembre se ejecutaron los trabajos de construcción de correderas fluviales del río Pilcomayo, tendientes a preparar el sistema hídrico para conducir las aguas durante el período de aguas altas 2012 – 2013, el cual prácticamente está comenzando, a la espera de los picos de crecida que son los que permiten la recarga del bañado La Estrella, aportando las aguas para el aprovechamiento de las mismas para producción y para consumo humano en un vasto sector del oeste y centro de la provincia ubicado al norte de la Ruta Nacional 81.

La zona de trabajo de las correderas fluviales en el presente año se ubicó en el noroeste del Departamento Bermejo, a la altura de las localidades de El Churcal y La Rinconada, a unos 180 kilómetros aguas abajo de la zona de embocadura del río Pilcomayo en el ingreso a territorio argentino.

La tarea consistió en el desbosque de una franja de terreno de 60 metros de ancho, en la cual se ejecuta una excavación de 11 metros de ancho y profundidad del orden de 1,70 metros, con equipos convencionales, la cual se ubica en la margen derecha de la corredera natural existente. La longitud total ejecutada en el presente año fue de 15,20 kilómetros, los cuales se suman al sistema de correderas intervenidas anualmente desde el año 2003 a la fecha, consolidando una línea de escurrimiento principal cuya longitud de acerca a los 200 kilómetros aproximadamente, medidos desde el punto final del Canal Las Torres ejecutado el presente año, hasta la zona de cauces naturales denominada Tres Pases.

Defensas

Finalmente, teniendo en cuenta que el sistema hídrico en aguas altas se compone de las correderas fluviales para garantizar el rápido escurrimiento de las aguas y las defensas contra inundaciones para atemperar los efectos de los desbordes de las mismas hacia las poblaciones ubicadas en la margen sur del sistema; se comenzó con los trabajos de mantenimiento y mejoramiento de los terraplenes de defensa existentes.

En este sentido se instaló un campamento con equipos y personal de la Dirección Provincial de Vialidad en la localidad de El Potrillo, y de esta manera se garantiza el monitoreo permanente del sistema de defensa y la operatividad necesaria para intervenir en cualquier punto de los 80 kilómetros de defensa existentes, ante eventuales situaciones de una potencial emergencia derivada de crecidas extraordinarias que pudieran producirse.

“La tarea que viene realizando desde hace años la DPV, para mantener, conservar, definir y ejecutar eventualmente nuevas correderas, para el ingreso del vital líquido a nuestro territorio, de acuerdo a un todo con pautas claras y precisas impartidas por el gobernador Dr. Gildo Insfran, es titánica, por consiguiente existe un justo reconocimiento de la comunidad toda de la provincia para esta querida Institución en su conjunto, sean estas autoridades, profesionales, técnicos y obreros”, se concluyó destacando.